Texts
Sandra Ramos

Quick Search

 El Espacio Aglutinador ha estado presentando en estos días la muestra personal: Historias de ayer y hoy… la vida sigue igual, de la artista cubana Sandra Ramos.

Artcrónica visitó la exposición y estuvo conversando con la fundadora y coordinadora del Espacio, Sandra Ceballos, para conocer las razones que motivaron la selección de la artista y la curaduría general del proyecto.
Sandra Ceballos: Espacio Aglutinador siempre se ha caracterizado por la mezcla de distintos estatus artísticos. Nos gusta combinar a creadores más instalados artísticamente, económicamente, legitimados internacionalmente, con otros que todavía no han arribado a eso, o que no tuvieron la suerte de llegar.

Todo este tiempo hemos trabajado en el programa “Malditos de la posguerra”, que tenía como divisa la promoción de artistas que han sido, de una u otra forma, discriminados; y era importante exhibir ahora la obra de una artista como Sandra Ramos, con ese nivel de aceptación también institucional, con ese nivel de calidad que tiene su obra, con esa dignidad como ser humano, y siempre dispuesta a apoyar a los artistas que han estado en situaciones precarias... También era una deuda que tenía con ella desde hace muchos años, de mostrar en Aglutinador alguna obra especial como esta.

Ella y yo tuvimos una conversación muy interesante hace muy poco. Hablamos de cómo los artistas llegamos a un momento de la vida en que el que necesitamos buscar atrás, reunirlo todo para hacer una especie de balance o análisis. Pero para reunirlo todo, como yo digo, la serpiente tiene que morderse la cola; hay que cerrar el círculo, agrupar todo lo que sea necesario de una forma mucho más madura.

Ella está buscando su cola, y me dijo: tengo unas obras que nunca he exhibido. Nos fuimos a verlas y a mí me encantó la serie completa, realizada en los años 80; pero eran muchas piezas y le dije que hiciera una selección. También me propuso incluir algunos videos.

Me parece que esta exposición es un momento importante para ella porque está redescubriéndose. Sandra Ramos está viviendo en un lugar donde la competencia es muy fuerte, donde la tecnología es muy fuerte; donde los medios se ponen a veces por encima de la calidad de la obra o de lo que tú quieres expresar como artista. Sin embargo, estas piezas suyas son muy sencillas aparentemente desde el punto de vista formal, y al mismo tiempo son muy fuertes en su discurso. Es una artista muy completa, y es bueno que a veces haga esas indagaciones o tenga esas inseguridades, porque eso la hace investigar y desarrollarse.

Una artista como Sandra Ramos viene a refrescar toda esa tensión, esas contradicciones que hemos verificado desde el trabajo del Espacio Aglutinador... Ella viene como a perfumar, llega con otros argumentos fuertes, con una obra elegante, una obra sobria, mesurada, que está diciendo cosas importantes, y aplicando un tipo de lenguaje inteligente.